Cómo Administrar La Insulina

como-administrar-la-insulinaLa insulina es uno de los medicamentos indispensables para el tratamiento de la diabetes tipo 1 o “mellitus” y su control debe ser seguido al pie de la letra según lo  haya determinado el médico tratante. En el organismo de la diabetes tipo 1, la insulina no se produce, es por ello que su administración se debe dar vía externa, siendo la forma más común la inyección sub cutánea.

Los pacientes que recientemente se les ha diagnosticado este tipo de diabetes, puede que tengan temor en cómo administrar la insulina o no conocen mucho sobre su procedimiento, por ello a continuación les explicamos en cinco pasos cómo hacer para realizar una buena administración de la insulina.

  • Primer paso: Abrir la jeringa y destapar la tapa de la aguja, en seguida arrastrar el émbolo hasta la medida de la dosis exacta que el médico tratante ha determinado.
  • Segundo paso: Con una mano coja el tubo de insulina y colóquelo boca abajo, y con la otra mano introduzca la aguja y empuje el émbolo hacia dentro del tubo para vaciar la jeringa de aire.
  • Tercer paso: En la misma posición, arrastre el émbolo nuevamente pero esta vez hacia atrás hasta llegar a la medida de la dosis que requiera. Es necesario asegurarse que el líquido ha subido sin contener aire, de haberlo hecho, saque todo el aire que haya podido entrar en la jeringa y verifique si el líquido cumple con la medida, de no ser así, llenarla nuevamente y luego saque el agua de la botella con cuidado.
  • Cuarto paso: Proceda a limpiar el área en donde se ha de inyectar, hágalo con algodón y alcohol o con agua y jabón. En seguida sujete la jeringa como si fuese un bolígrafo en su mano, y con la otra mano coja un pellizco y proceda a pinchar a unos 45 grados. Deberá empujar la aguja dentro del tejido subcutáneo y luego empujar hacia fuera el émbolo 3 ó 4 unidades. Fíjese que en este acto, no aparezca sangre, si no la hay empuje el émbolo hacia abajo por completo y después saque la aguja. Pero si por el contrario, aparece sangre, deseche la aguja y prepare nuevamente la dosis, esta vez aplique en otra zona.
  • Quinto paso: Luego de realizar la insulinoterapia, cubra la zona en donde se ha inyectado con un algodón con alcohol por unos segundos, luego retirar y desechar.

Esta entrada fue publicada en Tratamiento y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.